martes, 30 de junio de 2015

Etapa 10. Santo Domingo de Silos-Hornillos del Camino. (29/6)

Etapa 10. Santo Domingo de Silos-Hornillos del Camino. 86.7 km, Desnivel 800 m. Etapa 10 en WikilocEtapa 10 en Cicloide

Mismo ritual de siempre, nos levantamos a las 7, preparamos las alforjas y a desayunar.  El desayuno al nivel del hostal, tostadas, mantequilla, mermelada, bizcochos de Lerma,  café con leche, no lo hemos podido acabar todo.

Nos despedimos y salimos dirección al desfiladero de la Yecla. Tras una considerable subida,  no podía ser menos, llegamos y baja Jordi a verlo, los dos no podemos y yo ya lo conozco, por lo que hago dé guardian de las bicis. Espectacular.









Salimos hacia Covarrubias y a los pocos metros de retomar el Camino observamos a un montón de buitres al lado del Camino, sin que podamos distinguir el festín.



Continuamos hacia Covarrubias, al principio por caminos llanos y después por carretera, con una larga y dura ascensión,  que nos deja machacados, junto con el calor que ya se deja notar. Bajamos a Retuerta, y para llegar a Covarrubias nuevo subidón. El descenso nos permite recuperarnos y, más las dos raciones de tortilla que nos metemos cada uno en un bar del pueblo.






Callejeamos un poco y a Mecerreyes. Como no podía ser de otra forma nuevo subidón nada más salir. Hasta Mecerreyes todo por carretera,  sin señales, y con la temperatura subiendo. Antes de llegar el Cid nos espera




En Mecerreyes abandonamos la carretera y ya si, con más tramos de bajada que de subida ponemos la quinta y para Burgos. Encontramos algunos tramos con roderas importantes que entorpecen el avance. Tras uno de estos tramos paramos en una sombra a refrigerarnos, 43 grados marca el Garmin, y cuando vamos a arrancar, Jordi se da cuenta que la rueda delantera esta pinchada,  quinto pinchazo. Jordi hasta las narices y yo no puedo aguantarme la risa. Hay que buscarle la gracia al asunto. Reparación sin incidencias. 

Seguimos hacia Burgos con algún repechón aislado,  pero a buen ritmo, ya que predomina la tendencia al descenso,  lo malo es que el calor sigue aumentando. En Revillarruz paramos a refrigerarnos en el bar del pueblo, el Camino pasa por delante. 

Pasamos Cojobar, y cogemos la via verde resto de la linea de ferrocarril Santander-Mediterráneo que nunca llegó a funcionar. A la entrada de un tunel el Garmin marca 49 grados, dudamos si quedarnos en el túnel y no salir




Antes de llegar a Burgos paramos a comer en un mesón de carretera que vemos desde la via verde, Mesón Los Prados muy bien, ensalada y costillar.


Llegamos a Burgos, nos reciben los abuelos (tengo que poner la foto), y llegamos a la Puerta de Santa María  y a la Catedral








Después pasamos por el albergue y sellamos la credencial.

Salimos de Burgos a buen rirmo, por la zona de obras que se dedica a hacer que el Camino dé unas cuantas vueltas, y después hasta Tardajos y Rabé de las Calzadas. Las subidas que hay nos machacan. Empezamos a saludar a los primeros peregrinos, la mayoria descansando con el solano que pega

Llegamos a Hornillos  con su famosa bajada y nos alojamos en un albergue-hostal De Sol a Sol, bastante bien y lleno, nos dan la última habitación.




Ducha y a cenar, las chicas del único bar del pueblo se quieren ir a las fiestas de San Pedro de Burgos. Cenamos macarrones, lomo y ensalada, muy bueno y con sabor casero

Colada, llamadas a la familia y a dormir

Etapa 9. San Leonardo de Yagüe-Santo Domingo de Silos (28/6)

Etapa 9 San Leonardo de Yagüe-Santo Domingo de Silos. 71.5 km. Desnivel 813 m. Etapa 9 em WikilocEtapa 9 en Cicloide

Como siempre nos hemos levantado a las 7 y, tras preparar las bolsas, a las 8 estábamos desayunando en el bar del hostal. Como no sabíamos como podia ir el día,  nos hemos metido un bocadillo de chorizo,  según los de aquí era medio bocadillo, zumito, café con leche y carretera.  Habíamos decidido, no seguir el Camino y desviarnos al Cañón del río Lobos.   Hemos ido por la carretera de Ucero, que nada más salir de San Leonardo nos ha regalado una subidilla. Hemos llegado fácil y pronto.



Antes de bajar al desvio del cañón hay un mirador con estas vistas.  El pueblo, al fondo, es Ucero



Esta plaquita está en el cruce, donde empieza el cañón



En tres km llegamos a la Ermita de San Bartolomé (XIII), y su cueva, repleto de gente.



Poco a poco el cañón se va quedando sin gente,  y poderlo hacer en bicicleta es genial. Casi todo es ciclable si estas dispuesto a mojarte los pies.









Hasta el Puente de los Ojos vale la pena hacerlo, despues, hasta que faltan unos 7 km a Hontoria, el camino se complica, zonas arenosas en las que hay que empujar la bici, senderos en los que no pasa la bici por piedras o árboles,  tramos de senderos por tarteras, y el colmo es un paso por una roca con la bici a cuestas. Además a Jordi se le ha roto por segunda vez la abrazadera del trasportin. Lamentablemente no hicimos fotos, el cabreo por haber leido recorridos que no mencionaban las partes no ciclables nos impidió obrar con frialdad. Nos temíamos que en los 8 km que faltaban a Hontanas, todo fuese igual. Empecé a acordarme del Barranco de Triste en Huesca,  en el Camino del año pasado. Afortunadamente,  a partir de aquí es fácil y ciclable


Llegamos a Hontoria del Pinar,  por fin, y allí no hay ningún restaurante abierto. Solo en el bar de Maria comemos una ración de croquetas, tortilla y torrezno, con una gran jarra de cerveza helada por mi parte y una clara Jordi

Nos dirigimos hacia Santo Domingo de Silos, pasando por Aldea del Pinar y La Gallega. Mientras buscamos un bar que no hay, llega un paisano en furgoneta y nos dice que a la entrada del pueblo hay una fuente. Jordi se da cuenta que ha pinchado su rueda trasera, cuarto pinchazo. Nos refrescamos en la fuente y cambiamos la rueda

Seguimos hasta Mamolar con tramos difíciles de seguir si no se lleva navegador, mucho peor para los que van a pie. En Mamolar paramos a tomar unas cocacolas y a coger hielo. Como no, el bar está en la otra punta del pueblo,  nos lo dice otro paisano,  y después de una bajada que nos tocará volver a subir.


Antes de Santo Domingo pasamos por este precioso cañón,  pero todo tiene un precio y la salida es una durísima cuesta, quebrada y con piedra suelta. Consigo hacerla sobre la bici en dos tramos. Jordi fiel a su religión usa el empujin


Al coronar imponente y técnico descenso con Santo Domingo al fondo,  que conseguimos terminar sin sobresaltos



Entramos en Santo Domingo y en el primer bar paramos, nos encontramos con un grupo de 6 ciclistas con alforjas, más talluditos que nosotros la mayoría, y nos comentan que están haciendo una vuelta de 6 días Lerma-Lerma



Buscamos alojamiento y lo encontramos en Posada Villa de Silos. Buen sitio con trato excelente.


Tras ducharnos nos ponemos el traje de bonito y nos damos un paseo.  Paramos a cenar en el Hotel Santo Domingo de Silos. Todo el comedor para nosotros.  De primero Jordi ensaladilla rusa y yo alubias rojas,  de segundo, una pierna de lechazo para los dos. Buena relación calidad precio,  y estaba de muerte


Vuelta a la Posada y tras tomarnos unos gintonics en la terraza de la plaza, a dormir

lunes, 29 de junio de 2015

Etapa 8. Soria-San Leonardo de Yagüe (27/6)

Etapa 8. Soria-San Leonardo de Yagüe.  66.3 km. Desnivel 735 m. Etapa 8 en WikilocEtapa 8 en Cicloide

A pesar del ruido de las orquestas hemos podido descansar. Desayunamos en el mismo hostal, desayuno normal. Al ir a pagar, clavada por el servicio de lavandería,  12 €. Si no lo utilizáis,  el resto puede ser recomendable. 

Callejeamos un poco antes de salir y pasamos por delante de la iglesia de Santo Domingo.  Por todos los barrios están las charangas despertando a los vecinos. Buscamos un bar para reponer agua y salimos de la ciudad por un carril bici que atraviesa el polígono industrial y llega hasta la Casa del Guarda. Pasamos por el Monte Valosandero, donde se inicia la Saca, que es la traída de los toros a la plaza.


En la Casa del guarda comprobamos que la rueda posterior de la bici de Jordi está pinchada, buscamos una sombra y la cambiamos.  Tercer pinchazo. Mientras, pasa un grupo de ciclistas y uno de ellos nos desea un Buen Camino, después volveremos a encontrarlos.

Tras cambiarla, continuamos y en Pedrajas nos encontramos esta bici



Continuamos por pistas cada vez con más arena, en varias ocasiones tenemos que empujar la bici porque se queda enterrada, y alguna vez al derrapar nos vamos al suelo. En una de las caídas salta mi Garmin y su soporte.  El navegador aparece, pero el soporte no. Para poder verlo coloco en el cuadro mío una minibolsa, que se había comprado Jordi y que tiene un hueco de plástico para el navegador

Pasamos Cidones, Villaverde del Monte y Herreros, cada vez con más calor y hasta las narices de la arena. Volvemos a encontrarnos con el grupo de ciclistas anterior, que se paran a charlar con nosotros. El que nos había deseado Buen Camimo, ha hecho 7 Caminos,  ahora vive en Abéjar, pero hasta hace unos años vivía en Badalona,  Nos informan que hasta Abéjar todo el camino es igual. Alegrón que nos da. 

Llegamos a Abéjar y buscamos donde comer, aunque es la 1.30, necesitamos parar, beber y comer. Lo hacemos en el Hotel La Barrosa. Unos macarrones de primero y de segundo solomillo con boletus y trufas, cerezas de postre y nos invitan a un chupito. Buena comida y buen trato a un precio razonable

Reiniciamos la marcha, aunque tras la comida y con el calor, cuesta lo suyo, y llegamos a Cabrejas del Pinar. Contacto con un conocido mio, que regenta,  nunca mejor dicho, El Cerro de Cabrejas,  con la ayuda de su madre.  Dos personas peculiares y y encantadoras, con las que hablamos durante una hora, y reparamos nuestra sed con un par de quintos. Saludos Celti y gracias.


De Cabrejas a Navaleno, afortunadamente, la mayoría del trayecto es entre pinares,  salvo al inicio que es por carretera. Aunque hace calor el recorrido es mucho más llevadero. Encontramos tramos poco señalizados,  con barro, y nuevamente con arena, pero en general el trayecto es agradable









Entre Navaleno y San Leonardo, continua igual salvo un "maravilloso" tramo que va por la antigua vía del tren, paralelo a la carretera,  y que en cuanto podemos abandonamos.  No lo sigáis nadie,  no aporta nada,  de cabeza a la carretera


A la entrada prácticamente, de San Leonardo, último escollo, el camino atraviesa un arroyo. Buscamos una alternativa de vadeo y la encontramos 100 m más arriba. 


Por fin llegamos  a San Leonardo,  mientras nos reponemos con un par de Coca-Colas, buscamos alojamiento y lo encontramos en el Hostal Torres. 

Nos adecentamos, paseo por el pueblo, y no encontramos mejor sitio para cenar y volvemos al Hostal. Cenamos una ensaladita y un entrecot, normalito

Tras la cena a dormir