martes, 14 de junio de 2016

Etapa 3. Óbanos - Viana 13- 6

Etapa  3 Óbanos - Viana. (13/6)  Distancia 66.25. Desnivel: 1185 m

Tras recoger nuestras cosas y desayunar, nos hemos dirigido a la primera dificultad del día, la subida a Mañeru.



Antes pasamos por Puente de la Reina.





Tras salir de Puente la Reina, cuando empiezan las primeras rampas, decidimos quitarnos los chubasqueros,  y sufrimos el primer percance mecánico,  Jordi no puede sacar el pie de la cala, ya que ha perdido uno de los tornillos.  No tenemos otra forma de arreglarlo que quitar la fijación de la bota. 

Poco a poco las rampas se endurecen,  obligándonos a pararnos varias veces  y algunos a hacer empujing.  Al final  coronamos la subida. 



De Mañeru nos dirigimos a Cirauqui sin problemas,  salvamos el duro ascenso al Ayuntamiento y sellamos la credencial. 






Salimos de Cirauqui por la calzada y el puente romano 



Nos dirigimos a Lorca por unos tramos con senderos técnicos de calzada romana. Pasamos el puente sobre el río Salado, y como no, con otro fuerte y técnico ascenso llegamos a Lorca 






Aquí aprovechamos para reponer fuerzas. Después llegamos a Villatuerta.



Llegamos a Estella y Quim aprovecha para comprar una concha para la bici y por fin, en una tienda de bicis arreglamos la bota de Jordi,  que ha venido sufriendo sin cala en un pie. 





Subimos hasta Irache con la idea de que nuestras familias nos vean por la cámara que las bodegas tienen en la fuente del vino, pero no funciona. De todas formas probamos el vino 






Desde Irache,  ascendemos al Camping y posteriormente ascendemos por un encinar,  bonito,  pero exigente, seguido de un divertido descenso que nos deja a las puertas de Azqueta, dónde entramos por una fuerte subida. 

Seguimos hasta Villamayor de Monjardín a donde llegamos tras una subida técnica y dura por un sendero que en algún punto es impracticable. 




Aquí comemos en el único bar del pueblo,  al lado del albergue,  bien y sencillo, y reanudamos la marcha. Nos dirigimos a Los Arcos  por pistas buenas y en descenso,  pero con una dificultad añadida,  un fuerte viento  de costado derecho. 


Desde aquí nos dirigimos a Sansol y posteriormente a Torres del Río,  por un sendero que desciende de forma vertiginosa, seguido en el mismo pueblo de un ascenso similar hasta la Iglesia del Santo Sepulcro 





Desde aquí nos dirigimos a Viana, al inicio por el Camino y posteriormente por la carretera, haciendo caso a las recomendaciones de la mayoría de guías,  ya que el Camino es un continuo sube y baja con rampas dudosamente ciclables y cercano a la carretera. 

Nos alojamos en el Hostal Armendariz, pelin cutre y antiguo. Cenamos muy bien en el Hotel Palacio de Pujadas.

Llevamos tres días muy duros y estamos bastante hechos polvo,  pero seguro que llegaremos a Santiago.